Don't sweat your clothes

ROPA CON LA QUE SUDARÁS MENOS

Si eres propenso a las manchas de sudor en la ropa, nuestro consejo es, que salvo que sean prendas muy delicadas, trates de lavarlas después de usarlas, evita guardarlas en el armario para otra ocasión.

LO QUE SÍ SE DEBE HACER

Asegúrate de que eliges prendas suaves y amplias (evita ropa ceñida) porque así estarás ayudando a tu piel a respirar mejor. Te aconsejamos que investigues también un poco porque si éste es tu problema, hay un montón de materiales y prendas resistentes al sudor –algunas de ellas con anti microbios que hacen que sean menos propensas al olor. Son ideales como capas interiores en invierno.

Intenta también usar fibras naturales en los días calurosos del verano porque también ayudarán a que tu piel respire.

Y cómo no, considera la posibilidad de usar accesorios anti-sudor. Por ejemplo, los protectores de axilas te pueden ofrecer una protección extra si sudas mucho. Estos se adhieren a la piel creando una barrera física que ayuda a proteger tu ropa. Es un poco incómodo pero hacen bien su trabajo.

LO QUE NO SE DEBE HACER

No te olvides de tus pies. La mayoría de las glándulas sudoríparas se encuentran en los pies, así que a la hora de elegir unos zapatos piénsatelo muy bien. Evita los zapatos de lona y utiliza cuero en su lugar. Para estar más seguro, invierte en plantillas especiales que absorban el exceso de sudor y asegúrate de tener un par de plantillas de repuesto.

Evita también los materiales sintéticos y baratos porque éstos con estos el pie no transpira, dificultan la correcta circulación del aire y aceleran la sudoración.

Por último no olvides mirar el pronóstico del tiempo  porque lo último que necesitas es llevar demasiadas capas. Cuantas menos mejor, eso sí una chaqueta fina nunca está de más.