Get your PHD in shaving

SÁCATE EL DOCTORADO EN AFEITADO

Un afeitado perfecto es sólo cuestión de dedicación y preparación. Si no cuidas tu cara es probable que te cortes, te irrites o se enquisten los pelos. Y teniendo en cuenta que te afeitarás una media de 20.000 veces a lo largo de tu vida, creemos que merece la pena aprender qué técnicas emplear para hacerlo bien.

  1. 1. LIMPIEZA FACIAL
  2. 2. AFEITARSE
  3. 3. CUIDADOS DESPUÉS DEL AFEITADO

1. LIMPIEZA FACIAL

Las toallas calientes que se utilizan en las barberías tradicionales son ideales para poner a punto la barba aunque este método es  poco práctico en tu día a día. Con una ducha caliente conseguirás el mismo efecto: abrirás los poros y suavizarás el pelo de la barba.

Empieza por un gel o un exfoliante facial, así conseguirás ablandar el vello y eliminar los puntos negros y suciedad de tu cara. Lo que al final te ayudará a tener una piel más lisa, óptima para apurar el afeitado.

2. AFEITARSE

Elegir jabón, espuma o gel es una opción personal.

Si tienes una barba muy fuerte, estira la piel y afeita la zona con un movimiento firme siguiendo siempre la dirección de crecimiento del vello. No hagas movimientos cortos, en tanto lo único que conseguirás es irritar más aún la zona. Si ves que no has apurado bien el afeitado, echa de nuevo espuma en la zona y repite el proceso, aunque esta vez no será necesario que estires la piel.

3. CUIDADOS DESPUÉS DEL AFEITADO

La piel se resiente después del afeitado, por eso es muy importante el cuidado después del mismo. Aunque muchos hombres utilizan un aftershave con mucho alcohol o alguna fragancia esto es lo peor que le puedes hacer a tu piel, porque la deshidratas y potencias su irritación.

Nuestro consejo es: mójate la cara con agua fría y utiliza un bálsamo o loción aftershave que tengan menos de un 50% de alcohol. Por ejemplo las lociones de NIVEA MEN. Estas contienen únicamente un 30% de alcohol; una cantidad más que suficiente para desinfectar la cara, sin irritarla.